Cirugía de

Prolapso Rectal

La cirugía de prolapso rectal es un procedimiento para reparar el prolapso rectal, que ocurre cuando la última parte del intestino grueso (el recto) sufre un estiramiento y sobresale del ano. La cirugía vuelve a colocar el recto en su lugar.

Existen varias formas de realizar una cirugía de prolapso rectal. El Dr Carlos Sánchez te recomendará el método adecuado para ti, en función de la afección y tu estado general de salud.

La cirugía se realiza en personas con síntomas crónicos de prolapso rectal, como la pérdida de heces, incapacidad de controlar las evacuaciones intestinales u obstrucción de las evacuaciones intestinales.

El prolapso rectal puede ser parcial, cuando involucra solamente el revestimiento interno del intestino (mucosa). O puede ser completo cuando compromete toda la pared del recto.

En la mayoría de los adultos, se usa la cirugía para reparar el recto ya que no existe otro tratamiento efectivo.

Los niños con prolapso rectal no siempre necesitan cirugía, a menos que el prolapso no mejore con el tiempo. El prolapso en bebés a menudo desaparece sin tratamiento.

La mayoría de procedimientos quirúrgicos para el prolapso rectal se realizan con anestesia general. En personas mayores o más enfermos se puede utilizar anestesia epidural o raquídea.

Tipos de cirugía de prolapso rectal

Reparación del prolapso rectal a través del abdomen

Mediante una incisión en el abdomen, el cirujano tira del recto hasta colocarlo en su lugar. Usando suturas o un cabestrillo de malla, ancla el recto a la pared posterior de la pelvis (sacro). En algunos casos, como pacientes con antecedentes prolongados de estreñimiento, el cirujano puede extraer una parte del colon.

Cirugía laparoscópica de prolapso rectal

Este procedimiento también se realiza a través del abdomen mediante varias incisiones más pequeñas. El doctor inserta instrumentos quirúrgicos especiales y una diminuta cámara a través de las incisiones abdominales para reparar el prolapso rectal. Un enfoque robótico emergente utiliza un robot para realizar la operación.

Reparación de prolapso rectal a través del área que rodea al ano (rectosigmoidoscopia perianal)

Durante la forma más común de este procedimiento (procedimiento de Altemeier), el cirujano tira del recto a través del ano, extrae una porción del recto y del sigmoide y une la parte restante del recto al intestino grueso (colon). Esta reparación se reserva típicamente para aquellos que no son candidatos para una reparación abierta o laparoscópica.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los riesgos?

La cirugía para el prolapso rectal tiene serios riesgos. Los riesgos varían según la técnica quirúrgica. Sin embargo, en términos generales, los riesgos de la cirugía de prolapso rectal incluyen:

– Sangrado
– Obstrucción intestinal
– Dañar estructuras cercanas, como nervios y órganos.
– Abertura anal estrecha
– infección
– Una fístula es una conexión anormal entre dos partes del cuerpo, como el recto y la vagina.
– Recurrencia del prolapso rectal
– Inicio o empeoramiento del estreñimiento

¿Cómo prepararse antes de la cirugía?

– Lávate con jabón especial. Antes de la operación, se le pedirá que se duche con jabón antiséptico para evitar que las bacterias en la piel causen infecciones después de la operación.

– Deje de tomar ciertos medicamentos. Dependiendo del procedimiento, es posible que le pidan que deje de tomar ciertos medicamentos.

Después de la cirugía de prolapso rectal, permanecerá en el hospital durante un día o más. Para estar lo más cómodo posible durante su estadía en el hospital, considere traer:

– Productos para el cuidado personal como cepillos de dientes, peines o productos de afeitado.
– Ropa cómoda como bata y pantuflas.
– Entretenimiento, como libros y juegos.

Trabajamos con todas las compañías de seguros

Cirugía de Obesida y Laparoscopía Digestiva de Avanzada.

© Dr Carlos Sanchez - 2020. Todos los Derechos Reservados.